Obesidad y embarazo: ¿Qué riesgos existen?

 En Nutrición

El sobrepeso y la obesidad constituyen un grave problema de salud a nivel mundial. Aquellas personas que lo padecen tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes e incluso determinados tipos de cáncer. Pero además, las mujeres con obesidad pueden tener mayores dificultades para concebir y existen más posibilidades de que el embarazo sea de riesgo que en una mujer con un peso saludable. Es decir, la relación entre obesidad y embarazo puede resultar complicada y exigirá un mayor control por parte del médico.

 

Obesidad y embarazo: ¿Qué debo tener en cuenta?

 

Algunas mujeres obesas tienen mayor dificultad para quedarse embarazadas

Una mujer que padece obesidad puede tenerlo más complicado a la hora de quedarse embarazada. Esto se debe a que el sobrepeso y la obesidad a veces provocan desequilibrios hormonales que afectan al ciclo menstrual e interfieren en la ovulación.

En este caso, se podría recurrir a métodos de reproducción asistida, pero diversos estudios han demostrado que también pueden existir dificultades para lograr el embarazo a través de la fecundación in vitro. El motivo es que el sobrepeso también afecta a la capacidad del embrión de implantarse en el útero.

 

Riesgos para la madre durante el embarazo

Cuando una mujer con obesidad consigue quedarse finalmente embarazada, ese embarazo será considerado de riesgo. Por tanto, será necesario un mayor control médico del embarazo para minimizar esos riesgos y asegurar la salud de la madre y del bebé que viene en camino. Una mujer con obesidad tiene más opciones de desarrollar estos problemas durante el embarazo:

Diabetes mellitus gestacional. La probablidad de desarrollar esta enfermedad propia del embarazo aumenta en el caso de mujeres con sobrepeso u obesidad. Se cree que aparece porque las hormonas del embarazo reducen la capacidad de utilizar y responder a la acción de la insulina.

Preeclampsia. La obesidad también aumenta el riesgo de desarrollar hipertensión arterial a partir de la semana 20 del embarazo.

– Mayor riesgo de infecciones en el tracto urinario.

– Más posibilidades de sufrir un aborto espontáneo al inicio del embarazo.

– Mayor probabilidad de que el parto sea prematuro (antes de las 37 semanas de gestación) y de que se tenga que realizar por cesárea.

 

Riesgos para el bebé

Como hemos comentado, no solo la madre puede sufrir diferentes problemas de salud durante el embarazo. Los riesgos para el feto también son mayores cuando su madre padece obesidad:

Macrosomía fetal. Las opciones de que el feto sea de mayor tamaño de lo normal aumentan en estos casos. Un bebé que nazca con macrosomía también tendrá más grasa corporal que un bebé normal y más probabilidades de padecer obesidad infantil.

Malformaciones fetales. La obesidad en la madre incrementa el riesgo de que el feto sufra malformaciones, que además serán más difíciles de detectar con las ecografías.

Desarrollo de enfermedades en la edad adulta. Estos bebés también tienen más posibilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares o diabetes cuando sean adultos.

 

Obesidad y embarazo son una combinación de riesgo​, un motivo más para empezar a cuidarte. En la Clínica Dunia Kozo podemos ayudarte a seguir una dieta de adelgazamiento saludable que te permita recuperar tu peso ideal y aprender unos hábitos alimenticios saludables para el resto de tu vida. Ponte en contacto con nosotros y analizaremos tu caso de forma personalizada.

Recommended Posts