Cirugía de Orejas Mínimamente Invasiva

La cirugía de orejas (otoplastia) mínimamente invasiva es la cirugía plástica que se realiza para la corrección de las orejas separadas, también conocidas como orejas de soplillo. Es una técnica delicada, precisa y sencilla con la que se puede modificar tanto la posición de la oreja como su forma y su tamaño.

Se pueden realizar varias intervenciones dependiendo de las necesidades a tratar del paciente, pero pueden realizarse:

  • Correcciones de forma o posición de la oreja: es una intervención que sirve para corregir la forma y el tamaño de las orejas, o el ángulo que forman con el rostro.
  • Correcciones en el lóbulo: mejora o restaura el aspecto y la forma armónica de los lóbulos de las orejas, retirando el exceso de piel dotando de forma al lóbulo.
  • Correcciones en el cartílago: este tratamiento es para la corrección de defectos relacionados con la malformación. La técnica consiste en hacer una incisión pequeña en la parte de atrás de la oreja, esculpir el cartílago para dar nueva forma a la oreja.

El objetivo de esta intervención es alcanzar un equilibrio visual entre la cara y las orejas, todo ello a través de una técnica quirúrgica especial con la que se obtiene un resultado natural.

Dado que estas anomalías pueden coexistir con otras, antes de realizarse una otoplastia es necesario realizar una exploración adecuada para obtener un diagnóstico preciso.

+ INFORMACIÓN

Detalles de la intervención

La otoplastia consigue la corrección de las orejas mediante una intervención quirúrgica en la que la técnica variará en función del resultado que se quiera obtener.

En cualquier caso, la intervención se realiza bajo anestesia local y, a través de incisiones realizadas detrás de la oreja, se realiza la corrección necesaria dejando la cicatriz escondida y prácticamente invisible.

Preguntas y Respuestas

¿A qué edad se puede realizar la otoplastia?

En los niños se aconseja que la intervención se realice a partir de los 7 u 8 años, que es cuando las orejan han alcanzado el tamaño definitivo y los cartílagos ya están formados.

En los adultos cualquier edad es buena para realizar la operación, aunque es recomendable hacerla cuanto antes.

¿Después de la intervención?

Después de una otoplastia el paciente deberá llevar una venda que cubra ambas orejas durante dos días. Esta venda se retirará para cambiarla por una banda elástica que se utilizará por la noche para no dañar el resultado mientras se duerme. No es necesario llevar la cinta para salir a la calle o trabajar.

Los puntos se retiran pasadas dos semanas cuando se empezarán a preciar los resultados, aunque es posible que durante unos días se note menor sensibilidad en las orejas y haya que tener cuidado con el uso de gafas durante el primer mes.

Realiza tu consulta